¿De dónde viene tu taza de café?

¿África, Arabia... Guatemala?

Sabías que tan solo después del petróleo, el café es el producto más importante en el comercio internacional. Millones de sacos se comercializan por todo el mundo a diario para satisfacer un mercado que demanda una taza de café cargado de energía todas las mañanas.

Se cree que el centro de origen del café es Etiopía, pero es en Arabia donde se encuentran los primeros indicios de su preparación como en la actualidad: tostando y moliendo los granos. Desde ahí se expande por el medio oriente hasta llegar a la Europa mediterránea. Fueron los frailes dominicos quienes introdujeron las primeras plantaciones de café en América durante la colonización en los monasterios.

Sacos de café en Puerto Quetzal. Foto: Fotos Antiguas de Guatemala
Sacos de café en Puerto Quetzal. Foto: Fotos Antiguas de Guatemala

La industria del café en Guatemala surgió con los gobiernos liberales, se promovío la inmigración de europeos, especialmente alemanes, a quienes se les asignó grandes porciones de tierra para que fueran explotadas (incluso tierras despojadas a indígenas). Ese fue el nacimiento de una gran industria, pero a costa de la explotación de indígenas como mano de obra mal pagada y en condiciones precarias de trabajo. Actualmente aun vemos la dependencia total de algunas comunidades rurales a las fincas, poblaciones que viven en situación de pobreza por un salario que no es digno para vivir y la falta de oportunidades laborales en otros espacios.

Consumo Responsable

Se dice que los Millennials (nacidos entre las décadas de los 80-90) son los consumidores más responsables del mercado, como consecuente del alto acceso a la información, la concientización en redes sociales y parte de un estilo de vida que tiene auge en las grandes ciudades. Cuestionarse sobre el origen de cada uno de nuestros alimentos debería estar incluído en nuestra lista de compras. Sobre todo, productos que consumimos todos los días como el café.

Parcela Café Atitlán

Cuántas veces hemos escuchado las palabras: transgénicos, monocultivo, agroquímicos. Los daños que la agricultura actualmente hace a nuestros alimentos son un riesgo para la salud, sin mencionar los efectos negativos en el medio ambiente.

Atitlán es una de las 8 regiones cafetaleras de Guatemala, caracterizada por conservar técnicas tradicionales de cultivo y procesamiento del grano. Santa Clara La Laguna no es la excepción, pues aquí se encuentra una de las asociaciones pioneras en el cultivo de café 100% orgánico. Se trata de Asociación Unidos para Vivir Mejor (ASUVIM) que desde el año 2,000 ha optimizado la calidad de su producción hasta lograr un café de calidad para exportación y que actualmente beneficia a 85 familias con un ingreso justo por su cosecha.

_MG_0777-compressor

Un café resiliente

Más allá de la producción orgánica libre de agroquímicos, ASUVIM ha innovado en las parcelas de los asociados. Guatemala es uno de los países más afectados por los efectos del cambio climático, la agricultura de la que subsiste casi toda la población rural del país, este año se pudo observar con el maíz que duplicó su precio por las sequías, amenazando la seguridad alimentaria y el ingreso familiar.

Los asociados de ASUVIM son conscientes de esta problemática. Por tal motivo, han trabajado por tener parcelas resilientes al cambio climático con la implementación de sistemas agroforestales, y la diversificación de cultivos para garantizar alimentos a la familia. Sin perder el objetivo de producir un café de excelente calidad para el mercado internacional, y compartir un poco de su producción con el mercado local a través de la marca Conservación.


Ahora, cada vez que disfrutes un aromático americano, siente el amor que los pequeños caficultores ponen en cada granito de café. Por un comercio justo en armonía con el entorno natural de la bella Guatemala.