¿En dónde trabajamos?

Según el último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el departamento de Sololá ocupa el cuarto lugar de pobreza en el país. Tres cuartas partes de la población vive en situación de pobreza y de esta, la quinta parte en pobreza extrema. Su densidad poblacional es alta con un minifundismo acentuado. Sin embargo posee una rica diversidad cultural de origen maya compuesta por tres grupos etnolingüísticos: Tz ́ütujil, Kaqchikel y K ́iché.


En el ámbito educativo, a pesar de que existen algunos avances en la reducción del analfabetismo, los niveles de deserción y repitencia continúan siendo altos, especialmente en el nivel primario. La cobertura de la educación bilingüe intercultural es bastante baja y no existe atención de la primera infancia en el nivel rural. La gran mayoría de los niños pasan de la niñez a la vida adulta con la responsabilidad de contribuir con la subsistencia de sus familias, lo que los limita a continuar sus estudios del nivel medio y la oportunidad de continuar estudios superiores es casi nula.


La desnutrición infantil crónica es uno de los indicadores más preocupantes, ubicando algunos municipios de Sololá dentro de los 10 primeros con índices más altos de desnutrición a nivel nacional. Esto demuestra los altos riesgos a los que está sometida la población en el departamento, especialmente los niños y niña menores de 5 años y las mujeres en edad fértil.

En temas de saneamiento ambiental, la cobertura del servicio de agua domiciliar es del 85%, sin embargo, el tratamiento de la misma para consumo humano es inadecuado en la mayoría de los casos. Actualmente existe una baja cobertura en el tratamiento de aguas residuales, así como en el tratamiento de los desechos sólidos, en donde se calcula que por lo menos se producen 50,000 toneladas de basura al año.


La actividad económica principal del departamento es la agricultura, especialmente la de subsistencia (maíz, frijol y hortalizas). El café ha tenido un papel fundamental en la economía desde finales del siglo XIX. Igualmente la artesanía y el comercio son actividades productivas importantes. El turismo es definitivamente una de las grandes oportunidades para la región, pero hasta la fecha la concentración y el bajo efecto distributivo de dicha actividad, no han permitido generar un impacto en el mejoramiento de la calidad de vida en la población de la Cuenca del Lago de Atitlán, siendo el lago uno de los principales atractivos e íconos del turismo en Guatemala.

Los ecosistemas de la cadena volcánica y las cuencas hidrográficas son clave para asegurar el aprovisionamiento de importantes recursos hídricos, así como otros bienes y servicios ecosistémicos aprovechados por la población. Esto se debe a que existe una diversidad dad de ecosistemas tropicales de bosques de pino y encino, bosques de coníferas de altura, bosques estacionalmente secos, bosques latifoliados húmedos y nubosos. Por las características geológicas, geográficas y topográficas, el departamento de Sololá es muy susceptible a movimientos de laderas, lo cual ha ocasionado daños severos, tanto en pérdidas humanas, como materiales. Durante los últimos eventos hidrometereológicos extremos (huracán “Mitch” 1998; tormenta tropical “Stan” 2005; tormenta tropical “Agatha”; y tormenta “12E”), se han reasentado al menos 15 comunidades debido al riesgo inminente en el que vivían, principalmente en la cuenca alta del Rio Nahualate.

Datos al 31 de octubre 2014: FUENTE: INE, MINEDUC, SEGEPLAN, MSPAS

Visitantes 

Hay 26 invitados y ningún miembro en línea

Boletín Mensual

Redes Sociales

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top